Las marcas de ropa deportiva se han convertido en un elemento más de la vida cotidiana de todo aquel que haga, ya sea diaria o esporádicamente, ejercicio físico. Atrás quedaron los tiempos en que se salían hacer running con mallas desgastadas o con camisetas de propaganda. Sólo hace falta acudir a un gimnasio y ver a sus usuarios para comprobar que la inmensa mayoría utiliza ropa y complementos de marcas deportivas.

Esta circunstancia no se da por cuestiones de moda o de estética sino porque las marcas deportivas están especializadas en la fabricación de prendas cómodas que facilitan los movimientos durante el ejercicio físico que requiera cada deporte en concreto. 

Entre todas esas marcas de prendas deportivas se encuentran en primer lugar en el imaginario colectivo marcas como las alemanas Adidas o Puma, las británicas Umbro o Reebok o las estadounidenses Nike o Under Armor por estar detrás de grandes deportistas y por tener décadas de experiencia a sus espaldas. Sin embargo, existen marcas deportivas españolas que ofrecen multitud de productos de similar calidad a las que disponen las marcas anteriormente citadas.

De entre todas las marcas deportivas españolas cabe destacar la importancia de dos compañías dada su larga experiencia en el sector y su proyección tanto nacional como internacional: Kelme y Joma. 

Nacida en los años 70 en ‘La Meca’ del calzado español, la ciudad alicantina de Elche, Kelme partió de una pequeña fábrica que manufacturaba calzado en general y se convirtió en una pujante firma deportiva gracias al patrocinio de clubes como el Real Madrid o figuras del fútbol y el baloncesto como Míchel o Jordi Villacampa, y a la creación del equipo de fútbol de categorías inferiores Kelme CF, de donde salieron futbolistas notorios tales como Miguel de las Cuevas, Juanfran Torres o Thiago Alcántara, y del equipo ciclista profesional Kelme, uno de los abanderados del ciclismo nacional durante más de 25 años que contó entre sus filas con figuras de la talla de Fernando Escartín, Roberto Heras, Óscar Sevilla y Alejandro Valverde, entre otros. 

Actualmente, Kelme se ha especializado en calzado de fútbol, de fútbol sala y de running pero también ofrece ropa deportiva y ‘casual’ así como complementos, y está presente en mercados internacionales de gran calado como los de Rusia, Estados Unidos, China o Brasil. Asimismo, la firma deportiva representada por el inconfundible logotipo en forma de garra animal se puede ver en las más importantes competiciones deportivas como la Liga de Fútbol Profesional española, siendo la firma deportiva de Espanyol, Alavés y Rayo Vallecano, entre otros; la Premier League inglesa, en la que se encarga de vestir al Watford; o la Euroliga de baloncesto, gracias al ser el sponsor técnico oficial del Baskonia. 

Con respecto a Joma, esta firma deportiva surgió allá por la década de los 60 en la provincia de Toledo como una empresa textil que a los pocos años se profesionalizó en calzado deportivo. No sería hasta los años 80 y 90, momento en el que Joma se focalizó en el fútbol, siendo la marca pionera en lanzar botas de colores -en un momento en el que predominaba el color negro en el mercado de las botas de fútbol-, y patrocinando a futbolistas de la talla de Butragueño, Martín Vázquez, Alfonso o Morientes, cuando se convirtió en una de las marcas más valoradas a nivel nacional.

A partir de ahí, Joma ha ido creciendo progresivamente, consiguiendo a cada paso varios momentos reseñables, como el ser la primera firma deportiva española en equipar a una selección participante en una Copa del Mundo, concretamente al combinado de Costa Rica en el Mundial de Corea y Japón 2002, o vestir al Sevilla campeón de la Copa de la UEFA en 2006 y 2007. 

En el momento actual, está presente en más de 70 países de los cinco continentes, con mayor incidencia en África y América, y es la firma deportiva de clubes de fútbol como el Villarreal, el Getafe, el Torino, la Sampdoria, el Anderlecht, entre otros, así como uno de los mejores clubes del mundo de fútbol sala: el Inter Movistar. 

Además, Joma puede presumir de ser el sponsor técnico del Comité Olímpico Español patrocinando el equipamiento de la delegación española en las pasadas olimpiadas de Río 2016 y de Pyeongchang 2018, una tesitura que repetirá en las próximas olimpiadas de Tokyo cuando éstas se celebren. 

Pero la pujanza y el buen hacer de las marcas deportivas españolas no se acaban con Kelme y Joma. En el mercado español se encuentran marcas de prendas deportivas con años de experiencia y dedicación por equipar con los mejores productos a los deportistas. Ejemplo de ello son la empresa valenciana Luanvi, actual patrocinador del Valencia Basket y, en su día, firma deportiva del equipo español de la Copa Davis; la compañía cántabra Austral, que diversifica su oferta con deportes tan variopintos como la halterofilia o el waterpolo; la firma asturiana Joluvi, últimamente especializada en deportes al aire libre o urbanos como el montañismo o el skateboard; o la marca andaluza Cejudo, un referente en el sur peninsular a la hora de equipar a clubes de baloncesto y fútbol. 

Rafa Moreno
Rafa Moreno
Como Brandchemist me dedico a la creación, planificación y gestión de marcas y soy MBA especializado en Marketing y Comunicación Publicitaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.