fbpx

Las marcas, la cultura pop y el inconsciente colectivo

¿Existe relación entre marcas y cultura? ¿En qué loco mundo puede un artista convertir una lata con la marca de su sopa de tomate favorita en la obra más reconocida de su carrera? ¿Cómo fue posible el nacimiento de un tipo de arte que reflejaba las costumbres y los hábitos de una sociedad? Las respuestas a estas preguntas no son fáciles de encontrar. A continuación, vamos a reflexionar sobre ello,. Conoceremos desde el inicio de la cultura popular hasta su importancia para las empresas.

El arte, un reflejo de la sociedad

¿Te suena el nombre de Andy Warhol? Fue un artista plástico, pintor, publicista y cineasta estadounidense considerado como el padre del pop art. En los años 60 consiguió que su obra (una serigrafía sobre una lata de sopa Campbell) se convirtiese tiempo después en el icono del arte popular. Todo porque supo reflejar a la perfección la sociedad de consumo de esa época, la cual estaba alimentada por las grandes empresas.

A pesar de se le tachó de superficial por la élite artística del momento y de haber caído derrotado ante ese consumismo, sentó la base para lo que llegaría después. Ese fiel reflejo cultural de una sociedad sumida en la adquisición masiva de productos, sobre todo, pero también en la tendencia y la democracia. Las creaciones siguientes de Warhol sirvieron para contarle al mundo todo eso y, de este modo, dejar un legado inquebrantable.

Influencia de la cultura pop

Nació entonces la cultura popular, esa que representaba los fenómenos sociales de un siglo XX ya bastante avanzado. Warhol fue el gurú de una modernidad que después evolucionó y cambió hasta llegar a nuestros días.

Ahora, el arte representa otras costumbres, preferencias y modos de vivir vinculados a esta era de las tecnologías. ¿Acaso en la actualidad no existe un estilo de vida muy socializado y singular que nos lleva a estar cantidad de horas delante de una pantalla?

En la actualidad, quizás esos representantes de la cultura popular, la que es protagonista ahora, sean seres humanos que viven en su particular burbuja virtual. Así es, me refiero a los instagramers, influencers, youtubers u otras personas que nos pueden influir en nuestra manera de vivir. Porque lo que ellos expresan con sus vídeos, sus fotografías y sus historias en redes sociales moldea el comportamiento de la sociedad.

De esta forma, esas expresiones artísticas que vemos cada día en nuestro teléfono móvil nos invitan a pensar, ayudan a afrontar problemas cotidianos e incluso, al apelar a distintas emociones, pueden llegar a servir de terapia.

Las marcas se benefician de ello

En su día, importantes empresas internacionales como Coca-Cola o McDonald’s aprovecharon el tirón de la relación entre marcas y cultura popular desde la inconsciencia colectiva de las masas.

Actualmente, muchas empresas, en su afán de saber cómo construir marcas para el futuro, están haciendo lo mismo, pero con esos personajes que muestran firmas caras de ropa o dispositivos electrónicos de alta gama como dos claros ejemplos.

Terminemos reflexionando sobre estas influencias del arte actual tan virtual que refleja una sociedad en mi opinión tan llena de «locura» como aquella época donde reinaba Warhol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te puede interesar